7. Tipos de inmunidad. Sueros y vacunas.

7. Tipos de inmunidad. Sueros y vacunas.

 

Según sea su origen, se distinguen en la práctica distintos tipos o clases de inmunidad que pueden resumirse como sigue:

 

                                   Congénita o innata 

                                                                                                      Activa                       

                 Inmunidad                                             Natural                              

                                                                              

                                      Adquirida                                            Pasiva

 

                                                                                                 Activa - Vacuna

                                                                        Artificial                      

                                                                                                 Pasiva – Suero

 

7.1. Congénita y adquirida.

 

Congénita es la que poseen algunas especies, razas o individuos por su propia naturaleza, para no pasar determinadas enfermedades aunque no se halla puesto en contacto nunca con el agente causante de la enfermedad. No parece que intervengan anticuerpos específicos, radicando la causa posiblemente en particularidades de tipo bioquímico y fisiológico. Es hereditaria y se trasmite de acuerdo con las leyes de la herencia mendeliana.

Ejemplo: El hombre no puede padecer la peste porcina ni peste aviar (Inmunidad congénita de especie).

La adquirida es la que adquiere un organismo en el transcurso de su vida frente a un determinado agente como consecuencia de la llamada “respuesta inmune”. Exige contacto previo y no es hereditaria.

Dentro de ella podemos distinguir la adquirida naturalmente y la adquirida artificialmente.

 

7.2. Natural y artificial.- 7.3. Pasiva y activa.

 

Se llama inmunidad adquirida natural a la que adquiere un individuo de forma natural; ahora bien, la puede adquirir por haber pasado una enfermedad, donde los microorganismos o sus productos inducen la formación de anticuerpos (I.A.N. activa), o por transferencia de anticuerpos de la madre al hijo, a través de la placenta antes del nacimiento o en el calostro durante la lactancia (I.A.N. pasiva).

Esta inmunidad puede durar toda la vida (ej: el sarampión) o bien un periodo relativamente corto por lo que transcurrido éste, el individuo puede volver a enfermar (ej: el tifus). La pasiva dura de 6 meses a un año.

La inmunidad adquirida artificial se adquiere provocando en el organismo la producción de anticuerpos.

Ésta también puede ser activa, mediante vacunación o pasiva mediante sueroterapia.