9. Importancia de la fabricación industrial de vacunas y sueros.

9. Importancia de la fabricación industrial de vacunas y sueros.

 

Durante el presente siglo, los avances para la erradicación de enfermedades infecciosas que afectan a las poblaciones humanas han sido espectaculares. A ello han contribuido de manera importante el descubrimiento de vacunas y sueros que han permitido inmunizar activa o pasivamente a millones de personas. En las últimas tres décadas, la vacunación de niños del Tercer Mundo ha pasado del 5 % a cerca del 80 % en 1995 (datos de la OMS).

La inmunización pasiva mediante sueros que llevan anticuerpos (IgG) preformados sólo debe efectuarse en casos de extrema necesidad, puesto que pueden existir respuestas inmunológicas en el paciente que recibe el suero ajeno. Si el suero con anticuerpos preformados procede de otro animal, como el caballo, el receptor puede formar IgE específicas contra esos anticuerpos que pretenden curar la enfermedad. Los complejos IgE-anticuerpos del suero del caballo pueden activar la liberación de mediadores químicos como la histamina y provocar una reacción anafiláctica.

La inyección de IgG humanas lleva menos riesgo de respuesta inmune de tipo hipersensible. Se utilizan algunos sueros para conseguir inmunización inmediata en personas enfermas o que poseen toxinas debidas a picaduras de animales.

Las actuales vacunas están constituidas por microorganismos atenuados (tuberculosis, sarampión, rubéola), por microorganismos muertos pero que tienen todavía capacidad antigénica (cólera, polio, rabia) o por macromoléculas purificadas del microorganismo (meningitis, difteria, tétanos).

·        Las vacunas de microorganismos atenuados tienen un alto poder inmunogénico y se administran en una sola dosis; por el contrario, tienen el riesgo de poderse convertir en virulentas.

·        Las vacunas de microorganismos muertos por el calor, sea por sustancias químicas o por rayos c, no se convierten en virulentas pero necesitan de varias dosis para que produzcan sus efectos.

·        Las vacunas de macromoléculas antigénicas de microorganismos tienen el inconveniente de que es difícil disponer de una suficiente cantidad del componente purificado.

 

En la actualidad es posible aislar los genes que codifican determinantes antigénicos en los microorganismos. Estos genes pueden ser introducidos en bacterias, levaduras o cultivos de células de mamíferos donde son clonados y donde producen grandes cantidades de un determinante antigénico específico que posteriormente es utilizado para elaborar la vacuna correspondiente.

La ingeniería genética está siendo utilizada para maximizar las respuestas inmunológicas de las personas contra los antígenos de los microorganismos, diseñando vacunas que hagan resaltar la inmunidad celular o la humoral.

La inmunización mediante vacunas persigue que sea el propio organismo el que dirija la respuesta inmunológica contra los microorganismos patógenos a la par que se genera una memoria inmunológica ante ellos, de modo que este método de inmunización es activo.

 

​