5. Respuesta celular.

5. Respuesta celular.

 

Además de laacción de los anticuerpos sobre los antígenos, existe otro proceso defensivo, conocido como inmunidad celular o inmunidad mediada por células, sin producción de anticuerpos. Este proceso resulta muy eficaz en la destrucción de:

 

·      Células extrañas a un organismo procedentes de otro individuo distinto, aunque sea de la misma especie (por ejemplo, los órganos trasplantados)

·      Células propias tumorales.

·      Células infectadas por virus.

·      Células que contienen un microorganismo de crecimiento intracelular como la bacteria Mycobacterium o el protista Leishmania, entre otros.

 

5.1. Concepto

 

La respuesta celular es un  tipo de respuesta inmunitaria especifica mediada por células del tipo linfocitos T y macrófagos.

 

5.2. Tipos de células implicadas: linfocitos T, macrófagos.

 

Como acabamos de ver en la respuesta celular están implicados los linfocitos T y los macrófagos.

 

 

MACRÓFAGOS:

 

Son grandes células deformables, capaces de fagocitar partículas y células. Se encuentran en el medio interno, repartidos entre los distintos tejidos, especialmente en torno a los vasos sanguíneos y linfáticos y en el tejido conjuntivo de los ganglios linfáticos.

Proceden de la maduración de monocitos, células sanguíneas de la médula ósea roja. Ésta maduración se produce fuera de los vasos sanguíneos, en los tejidos. Su vida media es de varios meses.

Los macrófagos tienen la propiedad de reconocer si una determinada célula o fragmento celular es del propio organismo o tiene un origen extraño. El reconocimiento se realiza porque en la membrana de las células existen unas proteínas propias de cada individuo y de cada tejido que constituyen el Complejo Mayor de Histocompatibilidad(CMH).

Una vez reconocida una célula o partícula como extraña, ésta queda adherida a la membrana celular y después es fagocitada formando una vacuola digestiva.

Una vez digerido el antígeno o cuerpo extraño, un fragmento de él se fija a las proteínas del CMH del fagocito para ser presentado a otros elementos celulares del sistema inmunitario (células presentadoras de antígenos).

 

 

Función de las células presentadoras de antígenos en la respuesta inmunológica. Estas células captan antígenos disueltos mediante endocitosis y los degradan en péptidos más sencillos que posteriormente van a parar al exterior de la membrana asociados a las proteínas MHC. Estos péptidos antigénicos son reconocidos por los receptores de los linfocitos T colaboradores, que quedan activados, lo que provoca su proliferación y la  maduración de los linfocitos B para producir anticuerpos.

 

LINFOCITOS T:

 

Los linfocitos T se diferencian en el timo y se dividen en dos grupos principales, T4 y T8:

 

·      Linfocitos T4. Contienen en la membrana celular unas proteínas receptoras denominadas CD4. Se distinguen dos tipos de linfocitos T4:

-  Linfocitos TH (cooperadores): su función consiste en estimular a otros linfocitos T y a los linfocitos B.

- Linfocitos TD: provocan un aumento del número y de la actividad de los            macrófagos.

 

·      Linfocitos T8. Poseen en su membrana unas proteínas conocidas como CD8. También se diferencian dos subgrupos:

-           Linfocitos TC (citotóxicos): provocan la destrucción de las células diana.    

-           Linfocitos TS (supresores): evitan una respuesta inmunitaria excesiva o desproporcionada. 

Los linfocitos T actúan de forma específica contra células diana que portan antígenos extraños en su superficie. Poseen receptores de antígenos, moléculas que tienen una región constante unida a su membrana celular y una región variable encargada de reconocer y unirse al antígeno. 

A semejanza de los anticuerpos receptores de los linfocitos B, en las distintas estirpes celulares existen diferentes receptores antígenos. Sin embargo, a diferencia de aquéllos, los receptores de los linfocitos T no pueden identificar antígenos libres y, además, deben reconocer simultáneamente el antígeno extraño y una molécula propia (autoantígeno) de la célula diana en la que se encuentran.

 

Proceso de reconocimiento de antígenos de los linfocitos T